jueves, 15 de diciembre de 2016

las botellas en los bares

Vienes y me besas todos los lunares,
me purgas el alma de los vacíos
que sufro
desde que te fuiste.

Yo no quiero que vuelvas
si no es
para abrazarme todos
los miedos
y
levantar un fuerte
que deje las penas
amarradas en
un rincón
de la
cama.

No emprendas la huida
que siempre
dejas a medias,
porque te juro
que esta vez
no vuelves
a llorarme
en las heridas.

Quédate para desenredarme
esta pena que llevo a rastras,
este grito mudo
y sordo
que me llena las botellas
en los bares.

Que la marca que dejaste en mí
ya no se desfigura
en otros cuerpos,
aunque bailen y
se muevan al mismo
ritmo que yo.

Ellos me enseñaron
a vivir
en un lugar
que no está
entre
tu pecho
y mi espalda,

Y yo te digo que prefiero la eterna agonía
de tus besos,
a la vida de unos abrazos
que no sean los tuyos.


Licencia de Creative Commons



Milyunaformasdeperdereltiempo by Laura González Moro is licensed under a Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-SinObraDerivada 4.0 Internacional License.
Creado a partir de la obra en http://milyunaformasdeperdereltiempo.blogspot.com.es/.

2 comentarios:

  1. Que buen cierre le diste al poema, termina dándole sentido a todo ���� muy bueno

    ResponderEliminar